En España va cada día en aumento la apertura de gimnasios low cost, pero muchos de ellos no cuentan con la supervisión de un monitor que esté pendiente de tus entrenamientos. Esto no es malo si se toman precauciones. Te contamos cómo entrenar en un gimnasio sin monitor.

 

Gimnasio sin monitor-Despierta y Entrena

Gimnasio sin monitor: la nueva tendencia

Si te ofrecen la posibilidad de entrenar en un ambiente moderno, equipado con lo último en máquinas y, lo mejor de todo, con una cuota más barata que una cena de tus amigos, la propuesta es muy atractiva.

Sin embargo, lo que se gana en mobiliario se pierde en supervisión, y esto, para alguien que está comenzando, puede ser un factor desencadenante de abandono: abandono por falta de motivación o, en el peor de los casos, por lesiones al ejecutar mal los ejercicios.

Nosotros hemos probado los gimnasios low cost

En Despierta y Entrena hemos probado por unos meses un gimnasio sin monitor y no han tenido que pasar muchas horas para apreciar los primeros fallos en las personas que usan las instalaciones.

Haremos un resumen de los fallos más comunes. A lo mejor tú también los estás cometiendo si vas a un gimnasio sin monitor:

  • No se tiene en cuenta la postura correcta al realizar un ejercicio.
  • Las máquinas tienen imágenes que te muestran cómo utilizarlas, pero no te muestran variantes ni la altura de las poleas según la talla de cada persona.
  • En las cintas es normal ver personas corriendo con mancuernas en las manos. Ten mucho cuidado, porque esta acción provoca una alteración en el centro de gravedad del cuerpo.
  • Los que entrenan con mucho peso no tienen asistencia de seguridad y los que acuden con un compañero no tienen muy claro cómo hay que ayudar. El riesgo de lesiones, por tanto, es altísimo al trabajar con pesas.
  • En las zonas habilitadas para el uso de esterillas no hay ninguna indicación que enseñe a proteger tu espalda y lumbares en los movimientos.

Consejos y conclusiones

Está muy bien tener la ventaja de poder asistir a un gimnasio sin que el bolsillo sufra, pero antes debes asesorarte con un profesional para que conozcas bien tu condición física.

El siguiente paso es fijarte objetivos de tu entrenamiento y saber cómo los puedes conseguir.

Buscar un compañero de entrenamiento es un punto importante, ya sea amigo u otro usuario del gimnasio al que vayas.

Recuerda también no forzar tu cuerpo con peso excesivo: más peso no es sinónimo de un buen entrenamiento.

Nuestra experiencia, en general fue muy buena probando un gimnasio sin monitor, pero íbamos con muchos conocimientos y siendo consientes de lo que queríamos y sabíamos cómo realizar los ejercicios.

¡Disfruta de hacer deporte sin dañar tu cuerpo!


Bloggers invitados – Despierta y Entrena

Efraín Sánchez
¡Sígueme!

Efraín Sánchez

Entrenador personal, profesor de natación y de voleibol, fisioterapeuta y quiromasajista especializado en masaje relajante, reflexología podal y masaje de recuperación deportiva.
Efraín Sánchez
¡Sígueme!