¿Quieres mantenerte en forma y practicar Pilates en el embarazo? Es un ejercicio excelente para cuidar tu salud y prepararte para el parto y el postparto. Te contamos todas las claves para ayudarte en tu práctica.

pilates en el embarazo

Practicar Pilates en el embarazo te ayudará a mantenerte en forma, te preparará para el parto y fortalecerá tu cuerpo para acelerar la recuperación postparto.

Pilates en el embarazo: consideraciones previas

Lo primero que debes tener en cuenta antes de apuntarte a clases es, por supuesto, la opinión de tu médico. Cada mujer es un mundo y cada embarazo es diferente, por lo que debes respetar las posibilidades y los límites de tu cuerpo.

Acude regularmente a tus revisiones y consulta a tu especialista sobre el desarrollo del feto y la posibilidad de hacer ejercicio si no existe riesgo para el bebé ni para ti.

Además, tienes que asegurarte de que estás en buenas manos: acude solo a profesionales conformación específica en Pilates para embarazadas y que sabrán tener en cuenta tu condición, tus opciones y los riesgos.

Recuerda que las hormonas modifican tu cuerpo radicalmente, y lo notarás tanto en tu frecuencia cardiaca como en la flexibilidad de las articulaciones, por mencionar solo un par de ejemplos.

¿Cómo son los ejercicios de Pilates en el embarazo?

Los ejercicios varían bastante según el momento de la gestación. En el primer trimestre tendremos especial cuidado con las posturas para evitar cualquier susto o problema que ponga en riesgo el embarazo.

A partir del segundo trimestre, y una vez que se confirma que el feto se está desarrollando con normalidad, hay más libertad de acción, pero siempre con ciertas precauciones:

  • Es conveniente que acortes tus sesiones y que practiques durante máximo 40 minutos.
  • Para evitar problemas de circulación y otros riesgos, los ejercicios de Pilates en el embarazo prevén un cambio constante de postura.
  • Debido a los cambios hormonales, tendrás más sensación de calor y sudarás mucho. Es importante que te tomes las sesiones con calma y que te hidrates muy bien antes, durante y después de la clase.

Recuerda, además, que ante cualquier sensación de malestar o fatiga debes interrumpir la práctica inmediatamente. Si es solo sofoco podrás retomarla a los pocos minutos, pero si te encuentras mal, corta por completo el ejercicio. Acude a tu médico si es necesario.

¿Qué beneficios obtendrás con Pilates en el embarazo?

Practicar Pilates durante el embarazo es una excelente forma de mantenerte en forma. No solo evitarás un aumento excesivo de peso, sino que estarás cuidando tu salud en ese periodo y para el postparto.

Asistiendo a clases de Pilates en el embarazo, cubrirás todas estas necesidades:

  • Mantendrás tu faja abdominal y tu suelo pélvico fuertes y preparados para el parto.
  • Aprenderás ejercicios de respiración que te ayudarán en el momento de dar a luz.
  • Evitarás un aumento excesivo de peso durante el embarazo.
  • Cuidarás tu espalda y evitarás dolores lumbares en el embarazo y en el postparto.
  • Favorecerás la circulación sanguínea y reducirás problemas de varices y estrías. También podrás luchar contra la temida retención de líquidos en piernas y pies.
  • Aumentarás tu autoestima y tu bienestar gracias al ejercicio.
  • Prepararás tus brazos y tus hombros para los esfuerzos del postparto (cargar al bebé, amamantarlo, etc.).
  • Tu cuerpo se mantendrá fuerte y en forma y logrará una recuperación mucho más rápida después de dar a luz.

¿Necesitas más motivos? ¡Anímate! Si estás embarazada, apúntate a Pilates 😉


Bloggers invitados – Despierta y Entrena

Laura Tejerina
¡Sígueme!

Laura Tejerina

Fundadora at Despierta y Entrena
Profesional del fitness y la comunicación, apasionada del deporte y enamorada de Despierta y Entrena.
¡Acompáñame en esta gran aventura de entrenamiento y bienestar!
Laura Tejerina
¡Sígueme!