Si ya tienes un perro, tal vez no seas consiente de lo que aporta en tu bienestar y en tu salud. Si aún no lo tienes, leyendo este post encontrarás una excusa para traer a tu vida a una de estas adorables bolas de pelo.

Beneficios de tener perro para la salud – Blog Despierta y Entrena

¿Por qué es bueno para tu salud tener perro?

Los perros y en general otras mascotas nos ayudan mucho a mantenernos de buen humor, a sentirnos acompañados y a desarrollar el sentido de responsabilidad. Tener un perro grande o pequeño trae consigo una avalancha de cosas buenas para nuestra salud y lo confirman muchos estudios realizados al respecto.

Los propietarios de perros no conocen el significado de la palabra sedentarismo, pero no porque no la hayan oído nunca, sino porque al sacar a pasear al tres veces al día, un dueño ya camina las distancias recomendadas diariamente. Gracias a la caminata, el corazón se fortalece y los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares se reducen. Con un corazón fuerte, la esperanza de vida también aumenta significativamente.

Por otra parte, caminar con los perros no es la única actividad posible: ver personas corriendo con su compañero al lado ya no es raro y el running con mascotas se potencia en algunas ciudades con actividades para todos los públicos, como el Perrotón.

Tener un perro en casa cuando hay bebés y niños ayudará a fortalecer su sistema inmunológico: los perros tienen muchas bacterias adheridas al cuerpo y los que entran en contacto con ellas crean defensas que les servirán en el transcurso de su desarrollo.

Tener un perro o varios nos quita por completo la sensación de soledad. Sentirnos acompañados mejora nuestro estado de ánimo y solo el hecho de acariciar a nuestro perro reduce el estrés.

Hay muchos testimonios de personas que aseguran que sus perros han detectados enfermedades antes de que se manifiesten, sobre todo en casos de cáncer. Un lunar, una protuberancia y tejidos difíciles de ver a simple vista son analizados por el potente sentido del olfato de los perros, que pueden llegar a advertir a sus dueños de que algo no va bien. Estas personas afirman que después de haber visto un comportamiento extraño en sus perros al olisquear una zona determinada del cuerpo, han decidido hacerse pruebas médicas para comprobar que, efectivamente, algo no iba bien.

Efraín Sánchez
¡Sígueme!