¿Sabías que hay muchos gestos cotidianos que pueden provocarte lesiones? Hay muchas maneras con las que te haces daño cada día: al levantar peso, al dormir en mala postura o al sentarte en la oficina puedes “torturar” demasiado tu espalda y destrozar tu cuerpo.

dolor de espalda lesiones despierta y entrena

1. Lesiones en la espalda por levantar peso

¿Te has parado a pensar alguna vez en cómo te agachas para levantar un peso u otro objeto del suelo? Seguro que lo haces de manera instintiva, doblándote desde la cadera para llevar tus manos hacia abajo.

Este modo de agacharte cumple el objetivo de levantar el peso, pero puede provocarte lesiones en la espalda:

  • Dolores lumbares por la excesiva tensión en la zona.
  • Riesgo de hernia discal si repites este gesto varias veces a lo largo del tiempo.

Para evitar este problema, lo mejor que puedes hacer es agacharte doblando las rodillas. De este modo, acercas todo tu cuerpo al suelo sin sobrecargar la musculatura de la espalda y sin llevar tensión excesiva a tu columna.

2. Mala postura al dormir

¿En qué postura te acuestas para dormir? Pasar muchas horas en esa posición, noche tras noche, puede provocar lesiones a largo plazo en el cuello, los hombros y la espalda.

Invierte lo que sea necesario en un colchón y una almohada de calidad, que no sean demasiado rígidos ni demasiado blandos. Además, busca el modo de acostumbrarte a dormir de lado, en posición fetal: es la mejor manera de proteger tu columna y evitar dolores o lesiones.

3. Conducir con el asiento mal ajustado

¿Te gusta conducir con el cuerpo echado hacia atrás, casi tumbado? Malas noticias: además de aumentar los riesgos de daños y fracturas de cadera en caso de accidente, estar demasiado lejos de los pedales te obligará a bloquear las rodillas en hiperextensión cada vez que quieras accionarlos.

¿Y cuál es el resultado? Una desagradable lesión en las rodillas, elementos muy frágiles del cuerpo y muy difíciles de recuperar cuando sufren daños importantes.

Nuestra recomendación es que conduzcas ajustando el asiento de tal manera que tengas un ángulo de 90 grados en las rodillas y en la cadera. Deja que la espalda repose recta y en vertical sobre el asiento.

4. Mala postura en la oficina

De la misma manera que sentarte mal en el coche te hará daño en la espalda y en las rodillas, una mala postura en tu puesto de trabajo acabará pasándote factura y provocando lesiones de todo tipo. Además, el dolor de espalda es actualmente la principal causa de baja laboral en España

El consejo fundamental, al igual que en el caso del coche, es mantener un ángulo de 90 grados en la cadera y en tus rodillas. Si tus pies no llegan al suelo cómodamente, apóyalos sobre una plataforma o cojín.

5. Sentarte con las piernas cruzadas durante periodos largos

Sabemos que es difícil mantenerse en una misma postura durante muchas horas, pero si quieres evitar problemas en tus rodillas es mejor que te acostumbres a respetar la postura correcta en la oficina y en casa.

Cuando sientas la tentación de moverte o te sientas incómod@, no cruces las piernas, o hazlo solo por periodos cortos. Es mucho mejor sacar un huequecito para estirarse y ejercitar un poco los músculos entumecidos.


Bloggers invitados – Despierta y Entrena

Laura Tejerina
¡Sígueme!

Laura Tejerina

Fundadora at Despierta y Entrena
Profesional del fitness y la comunicación, apasionada del deporte y enamorada de Despierta y Entrena.
¡Acompáñame en esta gran aventura de entrenamiento y bienestar!
Laura Tejerina
¡Sígueme!