¡Por supuesto que se puede perder peso nadando! Con una buena rutina podemos quemar más grasa corporal que en otros deportes. Además, si complementas la natación con otras disciplinas, los resultados se pueden magnificar. Te damos algunas claves para el éxito en la piscina.

 

Perder peso nadando

¿Cómo perder peso nadando?

Tenemos que entender cómo se comporta nuestro cuerpo cuando estamos en el medio acuático:

  • Mientras nadamos, nuestros músculos trabajan mucho para luchar contra la resistencia del agua.
  • El cuerpo consume más energía para mantener la temperatura corporal.

Estos dos aspectos no son los únicos, pero probablemente son los más importantes para elaborar una rutina con la que podamos quemar grasas más rápido.

Nadar suavemente durante periodos largos es un buen ejercicio, pero no nos sirve para cumplir el objetivo de quemar grasa. Nuestras sesiones tienen que ser de duración media y de trabajo intenso; es decir, con pocos intervalos de descanso.

Por ejemplo, en una piscina de 25 metros de largo (medida estándar de muchas piscinas), podemos realizar la siguiente serie de entrenamiento:

  • 6 largos de calentamiento.
  • Descanso de 40 segundos.
  • 2 largos a estilo libre a media intensidad.
  • Descanso de 20 segundos.
  • 2 largos a estilo espalda a media intensidad.
  • Descanso de 15 segundos.
  • 2 largos a estilo braza a alta intensidad.
  • Descanso de 15 segundos.
  • 2 largos a estilo libre a alta intensidad.

Con esta serie de 4 repeticiones con 3 descansos cortos quemamos más grasa que nadando la misma distancia a intensidad baja sin descansar. Podemos repetir la secuencia de ejemplo hasta 4 veces y, según nuestro nivel, ir introduciendo el estilo mariposa en reemplazo de cualquiera de los estilos ya mencionados . Hay libertad total para diseñar una rutina personal, pero nunca olvides la premisa “más intensidad con menos descanso es igual a mayor quema de grasa”.

Recuerda también que nosotros podemos ofrecerte sesiones particulares de entrenamiento en piscina, en las que te enseñaremos a nadar mejor, a corregir tu técnica y a obtener los mejores resultados.

¿Cómo se puede complementar la rutina?

Para complementar la rutina tenemos que cuidar lo que comemos: para quemar grasas, nuestra ingesta de calorías tiene que ser menor a lo que gastamos cuando nadamos. Después de nadar, es importante controlar la ansiedad producida por la actividad y comer con moderación.

El trabajo con peso fuera del agua nos ayudará a aumentar los resultados y cumplir con nuestro objetivo: bajar de peso. Las mancuernas y las barras las podemos utilizar para realizar sentadillas.

Efraín Sánchez
¡Sígueme!