El fútbol es el deporte de masas por excelencia, se ha extendido tanto que le ha quitado el título al atletismo como deporte rey; no importa la edad ni el género para practicarlo. ¿Somos consientes de las consecuencias que puede traernos su práctica? Si eres un@ de es@s «guerrer@s de fin de semana», no dudes en leer este post para aprender cómo prevenir lesiones en el fútbol.

Lesiones en el fútbol: cómo prevenirlas – Despierta y Entrena

Si el fútbol es tu deporte favorito y lo practicas con frecuencia, querrás hacer todo lo que esté en tu mano para evitar lesionarte.

 

Riesgo de lesiones en el fútbol

En esta ocasión nos centraremos en la práctica no profesional del fútbol: los llamad@s «guerrer@s de fin de semana» se enfrentan a un mayor riesgo de lesión. Al no tener un entrenamiento continuo, el cuerpo no está preparado para afrontar los cambios de ritmo, fuerza y resistencia que necesitamos en el fútbol.

 

Principales lesiones en el fútbol

Nuestro tren inferior tiene gran protagonismo y es el que tiene mayor riesgo de lesión.

  • Calentamiento: el error más común y el que provoca que nos lesionemos casi siempre es no calentar bien antes de jugar. La musculatura no está lista para afrontar los cambios de ritmo que necesitamos y se producen los tirones musculares. Estos tirones se consideran lesiones leves, pero si no les prestamos atención pueden convertirse en desgarros musculares.
  • Contacto: nos podemos lesionar también por contacto, algo muy común dada la naturaleza del fútbol. Un golpe en una zona sin protección causa un resentimiento de la musculatura y de los tejidos, lo que produce inflamación local y, en casos más graves, ruptura de articulaciones y huesos.
  • Esguinces: también son un problema importante, ya que, dependiendo del grado de gravedad, nos pueden dejar alejados del campo de juego entre una semana y dos meses.
  • Ruptura del tendón de Aquiles: no solo se produce por la practica sin preparación, sino que puede ser causada también por medicinas como los esteroides y ciertos antibióticos. El consumo de estas sustancias debilita el tendón hasta el punto de ruptura por cualquier movimiento, ya sea en una aceleración, en un pase de balón o en un tiro.

 

Prevención

Todas las lesiones mencionadas anteriormente son evitables.

  • Calentar la musculatura y estirar bien antes de la práctica nos ayudará a jugar al fútbol sin sufrir por tirones musculares.
  • Usar protecciones en las zonas sensibles como espinillas y tobillos reducirá el riesgo de lesionarnos al ser recibir impactos mientras realizamos la práctica.
  • Introducir rutinas con ejercicios específicos para fortalecer rodillas y tobillos en nuestros entrenamientos nos permitirá tener esas articulaciones preparadas para las exigencias al momento de jugar.
  • El estiramiento muscular también es importante después de practicar el fútbol.

Todas estas recomendaciones nos ayudarán a evitar lesiones molestas que nos mantengan alejad@s de los campos de juego. Recordad también tener una buena hidratación antes, durante y después del partido.

¡A disfrutar!


Bloggers invitados – Despierta y Entrena

Efraín Sánchez
¡Sígueme!