¡Ding-dong! Ya suenan las campanas de Navidad, y entre unos atracones y otros muchos ya pensamos en maneras de quemar toda esa grasa en exceso que llega a nuestro cuerpo durante el mes de diciembre. Queremos quemar grasas y recurrimos al entrenamiento, a las dietas milagro, a la electroestimulación¿Qué receta es la más adecuada para solucionar este problema?

Dieta, entrenamiento, electroestimulación... – Blog Despierta y Entrena

El primer paso para la quema de grasas es controlar la ingesta de alimentos desde el principio.

Prevenir es mejor que curar

Uno de los mayores retos en la quema de grasa es precisamente el primer eslabón de la cadena: el momento de la ingesta de los alimentos. Comer con moderación y controlarse para evitar los excesos son dos grandes normas que hay que cumplir para luchar contra el sobrepeso y la grasa corporal innecesaria. Hace unos días hablé de este tema en DIYShow 😉

Dicho esto, también es importante añadir que las “dietas milagrosas” no funcionan, son una pérdida de tiempo y de energías y ponen en peligro la salud del cuerpo a largo plazo. No es solo una cuestión de estética: el cuerpo necesita activar mecanismos de adaptación a un determinado de vida. De este modo, acostumbrarlo a varias semanas de comilonas para luego pasar a varias semanas a base de zumos (por ejemplo) nos pasará factura incluso aunque se haya producido adelgazamiento o pérdida de grasa corporal.

¿Electroestimulación o entrenamiento?

En los últimos meses se ha puesto de moda el trabajo físico mediante electroestimulación, pero es importante matizar ciertos detalles de este método que también promete ser un auténtico milagro contra la grasa, con resultados sin esfuerzo.

Es cierto que la electroestimulación ayuda a movilizar la grasa corporal, aumenta la temperatura en zonas localizadas y favorece esa quema que estamos buscando. Sin embargo, se trata de un trabajo que coloca al cuerpo en una posición absolutamente pasiva. Esto significa que podríamos llegar a obtener un “cuerpo 10” pero sin haber desarrollado otras capacidades físicas muy necesarias, como la resistencia, la fuerza, la capacidad cardiovascular…

Desde Despierta y Entrena creemos que la electroestimulación es un sistema muy ventajoso para la quema de grasas, pero siempre que se utilice como complemento a un estilo de vida saludable y a un entrenamiento completo que obligue a los músculos a trabajar por sí solos y enseñe al cuerpo a utilizar movimientos útiles para la vida diaria. Al fin y al cabo, ¿para qué queremos un cuerpo perfecto si luego nos ahogamos para subir dos pisos de escaleras, o si sentimos dolor muscular tras realizar solo 5 minutos de ejercicio?

Nuestro consejo, para esta Navidad y para siempre, es que mantengas un ritmo de vida saludable, durmiendo las horas necesarias, comiendo con moderación –¡y con cabeza!– y dedicando tiempo al trabajo físico sin descuidar ningún elemento importante: fuerza, velocidad, resistencia, equilibrio, propiocepción… ¡Y te invitamos a que pruebes la electroestimulación para acelerar más los resultados! 😉


Soy DIY Blogger – Despierta y EntrenaBloggers invitados – Despierta y Entrena

 

Laura Tejerina
¡Sígueme!

Laura Tejerina

Fundadora at Despierta y Entrena
Profesional del fitness y la comunicación, apasionada del deporte y enamorada de Despierta y Entrena.
¡Acompáñame en esta gran aventura de entrenamiento y bienestar!
Laura Tejerina
¡Sígueme!