¿Sabías que subir escaleras es una buena forma de ejercitar tu tren inferior?  Y sin perder mucho tiempo en horarios de trabajo o estudio. Un simple gesto como escoger las escaleras y dejar de lado las mecánicas o el ascensor te ayudará a mejorar tu salud.

subir escaleras

¿Las escaleras son buenas para ejercitarnos?

Las escaleras son buenas aliadas al momento de ejercitarte diariamente: son fáciles de encontrar, son gratis, las puedes usar todo el tiempo que necesites, puedes aprovecharlas en ambos sentidos y, lo mejor de todo, te estarás ejercitando sin darte cuenta.

No tienes excusa para no coger el hábito de usar las escaleras diariamente. No te quitará mucho tiempo si decides usarlas de camino al trabajo o tu centro de estudio.

¿Es mejor subir o bajar escaleras?

Es una pregunta muy frecuente, aunque no siempre sabemos dar una respuesta correcta. Vamos a intentar aclarar un poco las diferencias entre subir escaleras y bajarlas.

En ambos casos trabaja el tren inferior, generando un gasto energético importante para ayudarte a quemar grasas. Solo con usar las escaleras diariamente podrás mejorar tu estado físico y aumentar tu resistencia aeróbica.

Beneficios de subir escaleras para tu cuerpo

Al subir escaleras los músculos tienen que generar el impulso hacia arriba para mover el cuerpo. La intensidad de trabajo es muy alta y todos sabemos que una mayor intensidad supone un mayor consumo de la energía de grasas y carbohidratos.

En este ejercicio de subir escaleras intervienen los mismos músculos que el cuerpo usa para realizar las sentadillas (cuádriceps, glúteos y gemelos).

Bajar escaleras

En cambio, al bajar las escaleras las piernas cumplen una función distinta: tienen que controlar la caída del cuerpo hacía delante provocada por el empuje de la gravedad. Esta acción hace que los cuádriceps se activen en el proceso.

¡Pero ten en cuenta un detalle muy importante! Bajar escaleras no está recomendado para personas que sufran patologías en la rodilla.

¡Comienza a subir escaleras ya!

Si escoges subir, bajar o combinar ambas en tu rutina diaria, necesitas unir este ejercicio a una buena alimentación y a más actividad física.

Puedes hacer la práctica más divertida variando la manera de usar los peldaños. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Subir los peldaños de dos en dos.
  • Subir saltando en un pie e intercalando el trabajo.
  • Subir como rana con las piernas más abiertas (¡cuidado porque quemaaaa!).
  • Bajar de lado con pequeños saltos.
  • Todas las variantes que tu imaginación te lleve a experimentar.

Desde hoy no verás las escaleras de la misma forma… Es más: si en algún momento por las prisas tienes que usar una escalera mecánica estoy seguro de que irás más rápido si vas subiendo o bajando los peldaños mientras esta se desplaza.

¡Ah! Y si quieres fortalecer las rodillas para comerte los peldaños, el bosu es un buen aliado.

Efraín Sánchez
¡Sígueme!

Efraín Sánchez

Entrenador personal, profesor de natación y de voleibol, fisioterapeuta y quiromasajista especializado en masaje relajante, reflexología podal y masaje de recuperación deportiva.
Efraín Sánchez
¡Sígueme!