La operación bikini es el tema de moda estos meses. Algunos ya la habéis comenzado hace un mes y otros estaréis a punto de iniciarla en pocos días. Pero las dietas y rutinas que prometen milagros de cara al verano… ¿son realmente saludables? En este artículo hablaremos de la importancia de planificar una operación bikini de una manera sensata.

¿Qué es la operación bikini?

La operación bikini se pone de moda a pocos meses de llegar el verano. Una serie de rutinas deportivas imposibles y dietas milagrosas prometen resultados excepcionales para estar en forma y lucir una figura envidiable en los meses de calor.

Pero, ¿es capaz el cuerpo de soportar dos meses de ejercicio intenso acompañado de mala alimentación?

¡La respuesta es NO!

El cuerpo necesita un proceso de adaptación al esfuerzo físico: algunos necesitaréis más tiempo para la adaptación y otros lo lograréis más rápido. La alimentación es muy importante para cumplir los resultados que os fijéis a corto y largo plazo. Entonces, podemos decir que una operación bikini aceptable es aquella que se planifica de manera inteligente, respetando los límites físicos de vuestro cuerpo y con un consumo de alimentos necesarios para afrontar el gasto energético de vuestras sesiones de entrenamiento.

Efectos de una operación bikini mal hecha

Si realizáis dietas bajas en nutrientes os lleváis de premio seguro el “efecto rebote”: bajaréis de peso muy pronto, pero vuestro cuerpo se adaptará a los pocos nutrientes ingeridos y luego comenzará a almacenar el sobrante en forma de grasa.

Una mala alimentación (es decir, baja en nutrientes necesarios para nuestro funcionamiento) provocará que no generemos energía suficiente para realizar rutinas de ejercicios. Sentiremos agotamiento sin haber comenzado siquiera a entrenar.

Además, los odontólogos advierten de que la mala alimentación provoca deterioro de la boca y deja a los tejidos vulnerables ante infecciones y sangrado.

Por otra parte, las rutinas de ejercicios intensas sin una buena planificación pueden provocar deterioro de las articulaciones, contracturas por sobrecarga y lesiones.

¿Cuándo debo iniciar la operación bikini?

Lo ideal sería estar en forma todo el año, pero si por muchos motivos no estáis en buen estado físico durante los meses de frío, os remendamos comenzar como muy tarde 5 meses antes del verano, sin prisa y con mucha cabeza. Debéis comenzar a moveros más, confiar la parte física a un profesional deportivo que os indique los trabajos que mejor se adapten a vosotros y consultar a un profesional en nutrición para planificar vuestra alimentación de una manera saludable.

Si encontráis un buen ritmo de entrenamiento, el proceso será agradable y os quitaréis presiones de la mente; iréis consiguiendo objetivos con la certeza de que vuestro cuerpo está trabajando de manera eficiente. Reduciréis así los riesgos de recuperar kilos ya perdidos y los riesgos de lesiones, y estaréis llenos de vitalidad esperando los días de verano.


Bloggers invitados – Despierta y Entrena

Efraín Sánchez
¡Sígueme!